R18 – Nuevo por fuera y por dentro

La apertura de las importaciones de fines de la década de 1970 marcó un cambio de paradigma en la industria automotriz argentina. Reconvertirse o desaparecer eran las únicas opciones. Renault Argentina aceptó el desafío. En 1979 anunció un millonario plan de inversiones que se materializó al comenzar 1981 con el lanzamiento del Renault 18 TX.
La fabricación en la planta Santa Isabel se inició a fines de 1980 y su lanzamiento comercial se produjo el 2 de abril del año siguiente. Por entonces, el nuevo modelo de Renault era un auto contemporáneo en términos internacionales. Su producción se había iniciado en diciembre de 1977 en la planta francesa de Flins y su presentación a los medios y público europeos se concretó en marzo de 1978, en el Salón de Ginebra.
A diferencia de sus similares europeos, el modelo argentino estaba equipado con el nuevo propulsor de aleación de aluminio, árbol de levas a la cabeza y cigüeñal apoyado en cinco bancadas. Con cuatro cilindros en línea y un desplazamiento de 1995 cc, erogaba 99 cv a un régimen de 5700 rpm. Este motor era el mismo que disponían los modelos Fuego y Renault 20 que por entonces se importaban a nuestro país.
El Renault 18 podía viajar a una velocidad máxima de alrededor de 170 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en poco más de 10 segundos. Como en el resto de los modelos de la marca, adoptaba tracción delantera. La transmisión se confiaba a una caja-puente de cuatro velocidades.
Un detalle cuestionable era el esquema de suspensión trasera. Adoptaba una disposición convencional de eje rígido combinado con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos, triangulo reactor central superior, barras inferiores reactoras y barra anti-rolido. La delantera era independiente a trapecio articulado combinado con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra anti-rolido.

Nuevo por fuera y por dentro

El diseño exterior marcaba una clara ruptura con los modelos precedentes de la marca comercializados hasta entonces en nuestro país. El 18 era el primer Renault totalmente nuevo en toda una década. Era un clásico sedán de tres volúmenes con una longitud de 4468 mm, distancia entre ejes de 2441 mm y una altura de 1420 mm. Su perfil aerodinámico había sido concebido en función de obtener un reducido coeficiente de penetración (CX) a través de un frontal con inclinación positiva, acentuada línea en cuña y una cola relativamente alta y horizontal. El lateral se destacaba por su cintura baja y extendida en el capot envolvente, determinado así una superficie vidriada muy amplia, visualmente acentuada por el tratamiento cromático en negro mate de los marcos.
El interior del Renault 18 confirmaba la modernidad que denotaba su exterior. Desde el diseño al equipamiento se percibía estar dentro de un auto diferente. La tracción delantera determinaba un piso totalmente plano que se combinaba favorablemente con el techo alto para optimizar la habitabilidad y alojar con comodidad cinco pasajeros. El cuadro de instrumentos estaba integrado por dos cuadrantes (velocímetro y tacómetro electrónico) de buen diámetro y, en medio, medidores de combustible y temperatura. Un completísimo conjunto de señales lumínicas indicaban diversas funciones. La consola central inclinada integraba las rejillas de salida de aire, el estéreo con radio AM/FM y pasacassette, el reloj analógico, los controles de la calefacción y aire acondicionado, las teclas del levantavidrios, el encendedor y el cenicero.
El auto de Renault introducía novedades como el cierre centralizado de puertas. De serie, incluía cinturones de seguridad inerciales delanteros y traseros, levantavidrios eléctricos (solo para las puertas delanteras) y espejo exterior del conductor comandado desde el interior. Entre los opcionales se destacaba la dirección servo asistida, el aire acondicionado y la regulación del volante en altura, único auto nacional que lo ofrecía.
Para las plazas delanteras disponía de butacas individuales, reclinables y regulables longitudinalmente, con apoyacabezas. La posición de manejo era relativamente alta, pero podía compensarse con la regulación del volante.
En noviembre de 1981 la fábrica francesa completó la oferta con el Renault 18 Break. Esta versión familiar conservaba las virtudes mecánicas del sedán y sumaba elementos utilitarios como el portaequipajes en el techo y el portón trasero que incluía de serie desempañador y lava-limpia vidrios.

Un 18 para cada bolsillo

Para quienes buscaban un 18 más accesible, a partir de 1982, se incorporó la versión GTL. Estaba equipada con el motor de 1397 cc y 77 cv, derivado del Renault 12, y disponía de un equipamiento inferior con menos opcionales en relación al TX.
Uno de los puntos más cuestionados del primer 18 nacional fue la transmisión de cuatro marchas. Poniéndose a tono con una tendencia de la época y, al mismo tiempo, respondiendo a la demanda de los usuarios, en 1983 fue presentada la versión GTX. Ahora sí, con la impostergable caja de quinta. El equipamiento incluía todos los opcionales del TX y sumaba reloj digital en lugar del analógico.
En 1986, se presentó la opción LX, una alternativa intermedia entre el GTL y el TX. Ese año se sumó la versión GTD, equipada con un motor diesel de 2068 cc y una potencia de 64 cv (DIN) a 4600 rpm.
Antes de finalizar la década se introducía el lujoso TXE que sumaba detalles como levanta vidrios eléctricos en las 4 puertas, faros regulables en altura desde el interior, consola de techo con luces de cortesía, llantas de aleación de nuevo diseño y techo corredizo eléctrico (opcional).
En 1992 se presentó la Gama 92 con las denominaciones TS y TX. En esta serie se introdujeron los últimos cambios estéticos donde se destacaban los nuevos paragolpes envolventes con spoiler y grilla central de ventilación en los delanteros y deflector integrado en los traseros.
Luego de poco más de una década de servicio, en 1993 el Renault 18 se despidió del mercado argentino cuando dejó la línea de montaje de Santa Isabel la unidad 132.956. La última.

Hay mas material fotográfico en nuestras redes sociales

Por Gustavo Feder

4 comentarios en “R18 – Nuevo por fuera y por dentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *