Balance a medias

Pasado el primer semestre en las principales categorías, estamos en condiciones de poder analizar en forma parcial como se van desarrollando los diferentes campeonatos.El TC tuvo no repitió ganadores pero no convence, el TR V6 no levanta, el TC 2000 aburre, y el TN crece pero de a pasitos.

Si bien el TC tuvo 9 ganadores distintos, la temporada a nivel espectáculos no ha sido fructífera, entendiendo que la diversidad de ganadores se debió mas a no sumar kilos y entrar al aun hoy resistida Copa de Oro, que no solo invita a la especulación, sino que además acorta los plazos de trabajo de técnicos, motoristas e ingenieros.

El TC 2000 también sufrió desprolijidades, espectáculos pobres, donde Matías Rossi, con Toyota Corolla se distancio del resto.Se habla de motores V8, de elevar potencia, pero no se explico muy bien como.Ademas de mudar su tradicionales 200 Km. de Buenos Aires (desde en el 2004) del Hermanos Gálvez al Roberto Mouras de La Plata, (autodromo en crecimiento pero aun con falencias de autodromo zonal).

Como se dijo en alguna columna en este sitio, si queremos hacer un evento de primer nivel, con invitados internacionales, debemos mostrar lo mejor de lo que tenemos, (Potrero de los Funes, Termas, se me ocurre).

El Turismo Nacional mantiene una idea de crecimiento, al menos sus carreras muestran lucha en pista, y exceso en sus maniobras también, sobre todo en la divisional menor.Entiendo como error también que este año el campeón no necesita de al menos una victoria para campeonar.

Esta bien que el campeón sea el que más puntos sume a lo largo del año, disiento de Copas de Oro o campeonato por etapas, pero para pintar el 1 hay que ganar al menos una de 12 o 16 carreras.

Y el Top Race, que cambia y sigue cambiando, por afuera del sistema, apuesta a su propio camino, buscando crecer pese a la falta de difusión.Alterno buenas con malas, apuesta a la renovación de sus modelos y parque automotor y en hora buena que lo haga, dejando de lado el show televisivo para abocarse a una propuesta mas profunda.

Esperemos de ahora en mas que se unifiquen criterios, aunque parezca utópico, en el modo de planificar, de fiscalizar y de ver a que pista vamos a correr, terminar con esta moda de hacer un autodromo cada 150 Km. de otro, sin actividad zonal que le permita solventarse por si mismo.

A mejorar y trabajar en conjunto, no vaya a ser cosa que empiecen otra guerra entre categorías como a fines de los 90.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.