Opinión

Construir es un proceso eternamente inconcluso y perfectible que lleva décadas; destruir tan solo un santiamén – Parte 1

La fabricación de autos en Argentina lleva más de un siglo y ha contribuido no solo al desarrollo industrial mediante la incorporación de nuevos procesos y tecnologías destinadas a producir, sino también por su aporte social y económico a partir de la creación de miles de trabajo ya sea de forma directa o indirecta.

Por ejemplo, en la película documental Rastrojero, utopía de la Argentina Potencia dirigida por Marcos Pastor y Miguel Colombo se explica al detalle como un vaciamiento no es casual ni mucho menos improvisado incluso cuando la presa es exitosa y solvente.Veremos porque.

Albores

Como primera estrategia, el gobierno peronista había intentado sin éxito que Ford, General Motors (Chevrolet) y Chrysler, que llevaban en el país más de tres décadas ensamblando vehículos importados, radicaran plantas productoras en Argentina. 

Las empresas rechazaron la propuesta, argumentando que la República Argentina era un mercado muy reducido en términos comerciales sumado a la falta de falta de infraestructura, proveedores e insumos daba como resultante  una “fabricación no rentable”.

Lo concreto era que el Plan Marshall (el más importante de Estados Unidos destinado en teoría para la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial y paralelamente su finalidad directa era detener el avance del comunismo) no les permitía el desembarque.

Bajo otras circunstancias, la empresa Mercedes Benz recaló en 1951 para producir camiones.No fue un hecho menor ya que primera vez Mercedes salía como fabrica de Alemania.

IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) cobra vida en 1952 durante la segunda presidencia de Juan Domingo Perón (1952 – 1955)  en el marco del Segundo Plan Quinquenal.

Un año atrás el Decreto nº 24103 tenía como premisa darle forma a una Fabrica de Motores y Automotores que responda a las demandas del mercado interno y del periodo Posguerra con todo lo que ello implica.

En los inicios de actividad IAME se instala dentro de las instalaciones de la Fabrica Militar de Aviones de la provincia de Córdoba la cual funcionaba desde 1927 en un contexto donde predominaban las actividades agrícolas y ganaderas.Por si hace falta aclararlo la mayoría de la población era rural y en la ciudad capital la activad era comercial y administrativa, esta ultima en un gran porcentaje con empleo publico.

Para forjar una empresa estatal exitosa se debió realizar grandes esfuerzos en recursos humanos y en equipos que se sumaron a las instalaciones ya existentes.

La dinámica del momento demandó un aumento de su personal del 55% llegando a ocupar entre operarios, técnicos y administrativos 9000 personas.

Su primer modelo de producción fue el auto sedan Intistec.

En 1953 se presenta el auto deportivo Justicialista dotado de un motor Porsche de 4 cilindros refrigerado por aire con carrocería de resina de Poliester, convirtiendo a la Argentina en el tercer país del mundo en utilizar este tipo de material, junto con Inglaterra y Estados Unidos.

Esta novedosa tecnología aplicada fue desarrollada por IAME que además de autos fabricaba a la par las motos Puma y los tractores Pampa.

Tras la caída de Juan Domingo Perón, en 1956 IAME pasa a denominarse DINFIA (Dirección Nacional de Fábricas e Industrias Aeronáuticas) y se crea IME (Industrias Mecánicas del Estado) destinada a la producción automotriz.  

El por entonces Gerente general de planta el Ingeniero Félix Sanguinetti vaticinaba que derrocado Juan Doming Perón un 16 de Septiembre  de 1955 se iba inexorablemente camino a una liquidación.

Durante la década del 60 la directiva era clara: privatizar los activos y empresas nacionales a todo nivel.

Cada cambio de gobierno y cada golpe militar que venia representando un nuevo modelo económico tenia la intención directa de cerrar la fabrica, algunos no pudieron al ver lo pujante que era su funcionamiento.

Pasó en 1955 bajo el ala de la Revolución Libertadora (que a nivel país no tuvo nada de ello) en 1966 con el golpe del General Juan Carlos Onganía  y el de Alejandro Lanusse (1971-1973) hasta que José Alfredo Martínez de Hoz lo concretó sin escrúpulo alguno.

El Cordobazo como movimiento de protesta ocurrido el 29 de Mayo de 1969 fue punto de inflexión en la historia política argentina de las últimas décadas.Y seguramente tuvo que ocurrir ese hito para que IME siguiera con vida.Porque “La Docta” jamás creyó en los planes de modernización y de transformación que prometió Onganía (1966-1970) ni en el por entonces su Ministro de Economía Krieger Vasena. 

Una década mas tarde comenzó el principio del fin.El plan de Martínez de Hoz como Ministro de Economía y bastión fundamental del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional del gobierno de facto (cualquier similitud con la mencionada Revolución Libertadora no es pura coincidencia ni hechos de ficción) era claro y contundente: destruir la economía argentina.Como buen embajador y alumno del FMI (Fondo Monetario Internacional) hizo a la perfección su tarea. 

Como dice el tema “Eclipse de Mar” de la autoría del español Joaquín Sabina interpretado por el rosarino Juan Carlos Baglietto “En el diario no hablaba de ti, ni de mi” aplica al dedillo en referencia a que no fue noticia de valor para los grandes medios semejante atropello.

Todas estas movidas suelen ocurrir entre gallos y medianoches; fue durante el verano de 1980, con la mayoría del personal en licencia de vacaciones bajo la Ley 22 254. En ese momento IME contaba con más de 70 proveedores, 100 concesionarios en todo el país y más de 3.000 empleados. Hasta el cierre fabricó el Rastrojero Diésel (utilitario) y el Rastrojero Conosur (sedán de cuatro puertas).

Ver Segunda Parte

Foto: Rastrojero Diesel 1954 – 1964 – Expo Auto Argentino 2016 – Nota elaborada en Septiembre de 2016

Un comentario en «Construir es un proceso eternamente inconcluso y perfectible que lleva décadas; destruir tan solo un santiamén – Parte 1»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *