De Marianito a Mariano

Claramente, un campeonato de TC no es un lauro mas para ningún piloto que compite en la Argentina.Es una bisagra en su carrera deportiva, que marca un antes y un después.
Pasaron 13 años de aquel debut en 2008, mas exactamente 191 carreras, mas cerca o menos cerca de victorias parciales y/o finales,siempre con Ford.
Hasta que finalmente en este atípico 2020, Mariano Werner pudo ganar su primer campeonato de Turismo Carretera un 20 de Diciembre en El Villicum de San Juan al volante de un Ford impecable estética y constructivamente, alimentado de una regularidad tan meritoria como necesaria para llegar a lo mas alto.
El Zorro de Paraná, fierrero como pocos en un automovilismo competitivo y marketinero, “Ni mejor ni peor que antes, diferente” como dice el Gran Cocho Lopez logró amalgamar un conjunto de punta.
En lo personal se añora el olor a grasa y fierros del viejo TC este actual pre pandemia con marquesinas, lentes para sol importados, un tanto frío hacia el publico.
Mas allá de lo descripto, en algún momento se cuestionó desde el no entendimiento el Porque de tantos cambios en tan poco tiempo, sobre todo cuando todo andaba razonablemente bien.
Generalmente, se suele dar golpes de timón, muchos de ellos intempestivos, cuando las cosas no salen o el rendimiento no es el esperado.Y muchos pilotos y equipos entran en ese espiral hacia adentro y de allí no logran salir.
En el caso de Werner, en su momento se reemplazó al motorista Marcelo “Machete” Esteban por los servicios de Rodolfo Agut, quien tras la descalificación del Ford en el inicio del 2020 en Viedma por anomalías técnicas volvió a ser cuestionado, a punto tal que se sostuvo casi de modo exclusivo por pedido del entrerriano.
Pero eso no fue todo, la parte técnica pasó de la atención inicial del DTA de Ulises Armellini a la exclusividad de su colega Marcos Laborda, argumentando un poco eso desde el equipo propiedad de Marcelo Occhionero en lo que parece ser la base de la receta al exito debido en parte a la perfomance lograda por rivales como Agustín Canapino, y otro tanto porque es la tendencia que anhelan los pilotos por mas costosa inversión se requiera.
Así y todo el conjunto se sostuvo, y a modo de frutilla de postre optaron por sumar al Toto Miguel Angel Etchegaray como director deportivo del Memo Corse a partir del compromiso platense, donde Werner metió doblete.

Cuestión que Werner sumó y sumó, y a la par sus rivales directos lease Juan Cruz Benvenuti, Agustin Canapino, Valentin Aguirre y Niki Trosset comenzaron a caerse del ranking o a no contrarrestarlo.Y un puñado de ellos aparecieron sobre el final caso Jonatan Castellano, Julian Santero y Gaston Mazzacane pero tampoco alcanzó.
En resumen, Mariano capitalizó la experiencia acumulada, frustraciones, errores comunes y groseros para dejar de ser un o el referente momentáneo de Ford para convertirse en algo mas que ello: un ídolo. Y eso se construye de adentro hacia afuera,vuelta a vuelta, no en vano fue bicampeon 2006-2007 de Formula Renault, 2017 en la C3 del Turismo Nacional y en 2020 de TC, ese que todos anhelan, ese que es para pocos.

Por Fernando Grieco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *