DestacadoÚltimas noticias

El cumple del Falcon

Centenares de Ford Falcon coparon la escena en el Autodromo de Buenos Aires para celebrar el cumple 61 del icónico modelo argentino.

Desde la orquilla hasta el curvon del Oscar y Juan Galvez porteño en ambas manos se fueron estacionando los ejemplares monomarca.Mayoritariamente y como corresponde fueron Falcon bajo un mix de Taunus 2 y 4 puertas, Ford F100, algún que otro Focus y Ranger de diversos estilos y estado de conservación.

Sobre la calle de Boxes Falcon del Turismo Carretera vinculadas con la marca del óvalo estuvieron presentes.

El Ford del Pato Silva a la vanguardia y a su izquierda el ultimo TC con el que corrío Cocho Lopez en 2003

Lo propio ocurrió en los Boxes propiamente dichos, con autos particulares y de clubes que se acercaron de diferentes puntos del país. En la misma no faltaron gacebos de venta de productos, merchandising, autojumble, libros temáticos, calcos , chapas retro y el infaltable espacio de arte Fuel ART, cada vez mas afianzado cuando de expo y fierros se trate.

Los que mixeamos entre automovilismo y autos muchas veces “renegamos” en que, en el primer rubro muchas veces nos movemos bajo un ambiente hostil y de hermetismo. Bueno aquí nada de ello ha ocurrido ni hemos siquiera percibido.Por el contrario.

Como asterisco de todo lo mencionado, no podemos omitir mención alguna al estado general del alguna vez llamado Coliseo Porteño, que encierra una rica y basta historia que lamentablemente se deja ver en  en el deterioro de muchas de sus instalaciones.No basta con maquillaje y pintura, hay que hacer obras de base y de fondo para ponerlo en valor siempre y cuando sea el objetivo y no sea otro el interés/finalidad del predio mas grande de CABA.

Lo positivo es todo lo otro. Familias contentas, expositores cómodos, clima ideal, fecha acorde, abultado parque automotor (al parecer sin derecho de admisión) en plena convivencia los unos y los otros. La finalidad era otra, no se trataba de una muestra que apuntara solamente a Falcon de salón, en perfecto estado de conservación y originalidad. Y si estuvo aclarado de antemano es saludable que así sea. Lugar había de sobra, ergo, que entren todos los que puedan y quieran. Si en definitiva no somos quienes para excluir a nadie que quiera compartir un buen momento si los une misma pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *