“El primer auto de carreras en utilizar frenos a discos fue el Chevitu”

Entrevistamos a Pablo Guggiari, autor del libro Frenar para ganar que recapitula la historia de Discofren. La primera fábrica argentina de frenos a disco y su irrupción en el Turismo Carretera.
Tal como lo explica la editorial Lenguaje Claro, a principios de la década de 1960 se creó en la ciudad de Buenos Aires una pequeña empresa de fabricación y colocación de frenos a disco. La tecnología era nueva en el país y, aunque se pensó inicialmente para su uso en autos de calle, pronto pilotos y preparadores de Turismo Carretera descubrieron que esos frenos mejoraban notablemente la performance en competencia.
Es por ello que nos contactamos con Pablo Guggiari, nieto de Luis María, fundador de la empresa de notable capacidad técnica y símbolo del emprendedurismo nacional para que nos cuente un poco mas de la obra.

_Mas allá del vinculo y la historia familiar de la empresa que lo que te motivó a plasmarlo en un libro y que fue lo que fuiste descubriendo o re descubriendo durante el proceso.

_ Lo que más me sorprendió y al mismo tiempo creo que también es la mejor definición de lo que significó Discofren para el automovilismo nacional son los nombres de los pilotos equipados por aquella fabrica, basta decir Dante y Torcuato Emiliozzi, Jorge Cupeiro, Luis Di Palma, Santiago Saigos, Cesar Malnatti, Carlos Pairetti, Nasif Estefano, Norberto Polinori, etc. son solo algunas de las figuras que confiaron un elemento tan sensible como los frenos a Discofren.
También pude descubrir, tal vez el mayor secreto de la calidad de los equipos, el cual fue el banco de pruebas, donde luego de horas y horas de trabajo, se llegó a desarrollar un producto superior a los importados.
Otro punto importante es la incorporación de mi abuelo, Luis M. Guggiari, a la sociedad, el cual fue seleccionado por Froilán González. Recordemos que Froilán, había trabajado con ingenieros de Ferrari al más alto nivel, por lo que es un hecho no menor, que al conocer a mi abuelo, se haya maravillado con su trabajo y haya expresado a su otro socio, Juan José Reynal “este tipo es un genio, un artesano, no existe nada que este tipo no pueda fabricar”.

_Si lugar a dudas Luis María Gugliari fue un claro ejemplo de emprendedurismo en Argentina, en tal vez la época dorada de nuestra industria automotriz: ¿De que manera se fue gestando la empresa y cual era la visión de la misma?

Si bien la empresa se pensó en un principio para equipar a vehículos de calle, su destino en el Turismo Carretera estaba en su ADN fundacional, dado que sus socios eran José Froilán González (ex piloto de fama mundial), Juan José Reynal (ex piloto también) y mi abuelo, Luis Guggiari, el cual trabajaba constantemente con los hermanos Galvez y otros famosos pilotos.
Si bien la mayor cantidad de equipos se destinó finalmente a vehículos de calle, su mayor relevancia y fama, fue equipando a los más grandes pilotos del TC.
Luego de equipar al Chevitu con frenos a disco, mejorando notablemente su performance, llegaron muchos pilotos del TC con la intención de equipar a sus autos con aquellos equipos.
Con el tiempo igualmente, volvieron a la idea original de los vehículos de calle, porque era realmente donde estaba el mayor volumen de ventas, pero en esta oportunidad se pensó en abastecer a las terminales automotrices, con un nuevo modelo, los Discofren Fase II, los cuales fueron aprobados por General Motors Argentina pero lamentablemente, no llegaron a fabricarse en forma masiva.

_ ¿Como incursionan en el automovilismo y porque fue disruptivo como técnica el freno a disco?

_ El primer automóvil de competición en el país en utilizar frenos a disco fue el Chevitu.
Si bien para ese año, Froilán González no estaba más en la sociedad Discofren, conocía al detalle el producto y decidió utilizarlo para su nuevo proyecto.
Cuentan que aquel día en el autódromo de Buenos Aires, el Chevitu entraba a las curvas frenando de una forma precisa y armónica, mientras que sus contrincantes, entraban a las curvas bloqueando con los frenos a campana, también perdiendo eficiencia frenado a frenado por el “fading” que produce este sistema a campana.
El Chevitu, entraba y salía mejor en las curvas, logrando una gran diferencia en el circuito.
Esto sin dudas, revolucionó a la categoría y fue un antes y un después.

_ ¿Cuantos empleados supo tener, capacidad productiva, ubicación, tecnología, cartera de clientes, etc. ?

_ Con respecto a los empleados, llegaron a ser unos 12.Su capacidad productiva real la desconozco pero puedo aportar que durante los 6 años aproximados de vida de la fábrica se fabricaron más de 700 equipos para autos de calle, y se equiparon a más de 120 autos del Turismo Carretera.
La fabrica se ubicó en Palermo, zona Puente Pacífico en un galpón de 450 m2 y contaba con cuatro tornos, una rectificadora universal, cinco agujereadoras, de banco, dos fresadoras, dos roscadoras, un balancín y una gran cantidad de dispositivos especiales y herramientas de mano junto con el banco de pruebas, donde se realizaron los ensayos de los equipos.

_ ¿Ha tenido competidores directos y detractores ? Debido a que muchas veces somos reacios a los cambios.

_ Por la información que tengo, detractores no tuvo, pero si, mas adelante competidores.
La principal empresa competidora fue una multinacional llamada Tem Lucas, que luego pasó a llamarse Bendix en nuestro país.

Spot publicitario del libro “Frenar para Ganar” de Pablo Guggiari

_ Con que tipo de libro se va a encontrar el publico y que es lo mas te interesaría que llegue al mismo desde la propuesta.

_ Van a encontrarse con un libro interesante y distinto a mí entender, en el cual van a encontrar una historia emocionante y al mismo tiempo, cargada de documentación y datos técnicos relevantes con un prólogo de lujo, escrito por Irma Emiliozzi.
Se detalla la historia de Discofren desde sus inicios hasta su final, junto con la historia de los principales pilotos que pasaron por la fábrica.
También brevemente, cuento como fue como pude reencontrarme con la olvidada historia de mi familia muchos años después, un capítulo interesante según los comentarios de los lectores.

El libro se encuentra a la venta en las mejores librerías del país, también en la editorial Motorlibros / Lenguaje Claro, y se lanzó en todo el mundo por Amazon Books.
Pueden encontrarlo fácilmente en las librerías y estas al mismo tiempo lo han publicado en Mercado libre, por lo que también van a poder comprarlo online.
Pueden seguir las novedades y conocer la historia de Discofren en nuestra página de Facebook “@Discofren”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.