Autos EternosDestacado

Fiat 1500 – La clase Grande de Fiat – #2

Si bien no se trataba de un auto de lujo, Fiat Concord puso un especial cuidado en los detalles de
terminación superficial y en la construcción. La calidad de la mano de obra podía apreciarse por su
muy buena hermeticidad que impedía filtraciones de polvo y agua tanto en el habitáculo como en el
baúl.
El Fiat 1500 introdujo una serie de adelantos técnicos que lo diferenciaban del resto de la oferta
local. Fue el primer auto de la industria nacional en incluir frenos delanteros a disco, una
importante mejora en materia de seguridad que evitaba el desvanecimiento (fadding) de los
sistemas a tambor. Junto a esta solución se sumó, a partir de 1964, el equipo “Mastervac” de
servofreno. Otro detalle destacable era la caja de velocidades de cuatro marchas totalmente
sincronizadas, con selectora de cambios ubicada en la columna de dirección.
Las prestaciones daban cuenta de que se trataba de un vehículo con mayores pretensiones, su
velocidad alcanzaba los 150 km/h y su consumo era de 12,3 km/litro a un promedio de 80 km/h.
A fines de 1964 fue presentada a los medios de prensa la versión familiar. Desarrollada sobre la
misma mecánica de la berlina, se diferenciaba por su carrocería diez mm más larga, además de la
lógica extensión del techo y la ubicación del portón trasero. La suspensión trasera fue reforzada
con un travesaño de fijación de amortiguadores para admitir una carga mayor. Los asientos
posteriores podían serrebatidos, en esta posición se lograba un volumen máximo de carga de
1.000 dm3.

Un 1500 más largo

En 1965 aparecieron cambios de mayor importancia. La distancia entre ejes fue extendida en ocho
centímetros (2.505 mm), modificación que implicó una mejora en la habitabilidad. Se aumentó el
espacio para piernas de los ocupantes de las plazas posteriores, entre el banco trasero y el
respaldo de los asientos delanteros. La longitud total fue incrementada en diez centímetros (4.265
mm.). La nueva versión, denominada “C”, presentaba algunas modificaciones en el exterior como
se apreciaba en el frontal con una nueva parrilla más amplia, que integraba las luces de posición
de renovado diseño, y en la cola con nuevos conjuntos ópticos de mayores dimensiones. La boca
de carga de combustible fue reubicada en el guardabarros trasero izquierdo. Las uñas de los
paragolpes también fueron modificadas e incorporaron tacos de goma. En el interior los tapizados
fueron rediseñados introduciéndose nuevas combinaciones de colores.
Apuntalado por la gran demanda, el Fiat 1500 C se transformó en 1967 en el segundo auto más
vendido del país, solo superado por su hermano menor, el popular Fiat 600. Las 14.138
comercializadas ese año representaban el 10,8 % del total del mercado argentino. Esta
performance afianzó al crecimiento de la marca que se posicionó ese año, por primera vez, como
líder del mercado nacional.
En 1968, poco tiempo antes de su cese de producción, fueron incorporadas algunas
modificaciones que mejoraron su equipamiento como un nuevo volante, un completo panel de
instrumentos de tres cuadrantes con tacómetro incorporado, similar al del 1500 Coupé, y una
bandeja portaobjetos debajo de la guantera. Nuevos asientos y tapizados, la consola central y la
palanca de cambios reubicada en el piso, le otorgaron un aspecto más deportivo acentuado por los
nuevos colores y pinturas acrílicas que incorporó Fiat en toda su línea a partir de 1968.
La producción del 1500 berlina se extendió hasta 1969 cuando fue sustituido por el 1600. Por su
parte, la versión rural se mantuvo en producción hasta 1972, cuando cedió su lugar al Fiat 125
Familiar, presentado ese mismo año. En total fueron fabricadas 78.346 unidades de la berlina
berlina y 24.661 de la familiar.

Ver primera parte – La historia del Fiat 1500

Un comentario en «Fiat 1500 – La clase Grande de Fiat – #2»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *