“Hay que estudiar el problema de abajo hacia arriba”

Diego Abal, autor de la flamante obra “Como se aprende a conducir” nos cuenta minuciosamente como podemos comenzar a revertir este flagelo que está sucediendo en el país como consecuencia de la inseguridad vial.
Conductas viales y normas; alcohol y manejo son algunas de las cuestiones a desarrollar durante la entrevista y que forman parte del libro en cuestión.

_ ¿Cuál fue el puntapié inicial interno que te movilizó a escribir en torno a la seguridad vial?

_Soy fanático de los autos y con los años me transformé en un entusiasta de la historia de los autos y organizador de eventos específicos. A poco de avanzar en la materia encontré que el mal uso del objeto que tanto me apasionaba era la primer causa de muerte de los jóvenes. Y dentro de ese flagelo el 70% de esos siniestros estaba relacionado con el alcohol. Ahí nació en mí las ganas de ir a hablar con los pibes. Me contacté con fundaciones específicas y un gurú de la materia me dijo: “Querés hablar de Educación Vial, enseña conducción” . Hay que estudiar el problema de abajo hacia arriba. Y así nunca más un funcionario te va a poder mentir de lo que sucede en su jurisdicción dada la proyección en la que vas a ver la problemática. Así fue que comencé primero a dar charlas a estudiantes secundarios acerca de Nocturnidad, Conducción y alcohol para luego comenzar a enseñar de forma gratuita a todos los chicos que pude.

_ ¿Cuánto nos falta aprender y cuanto consideras que hemos avanzado en materia de seguridad? Digo esto porque notamos que es un tema relativamente nuevo y recién en los últimos tiempos fue ganando espacio.

_ Siempre lo digo que se conocen fósiles de Homo Sapiens que datan de hace 305.000 años y el primer objeto “patentado” como un auto es del año 1886. ¿Será que el concepto velocidad aún es muy nuevo y no lo sabemos manejar bien? No solo en materia de Seguridad Vial sino en movilidad todo es muy novel. Si pensamos cuán lejos quedaban ciudades de por ejemplo 800 Km. de distancia en la época de la colonia y ahora nos daremos cuenta que el concepto “Lejos” cambio radicalmente. Creo que aun pensamos que se llega más rápido si se lo hace en el menor tiempo posible cuando en realidad se llega mejor en el tiempo que sea necesario mientras que sea de forma segura. ¿De qué sirve ganar 15 minutos si ponemos todo en riesgo? Esa relatividad de la velocidad aun la tenemos pendiente.

_Soy de los que sostiene que nos es lo mismo “Manejar que conducir” y trazando un paralelismo imaginario en términos futbolero diríamos “Que una cosa es jugar a la pelota y otra muy distinta es jugar al fútbol” ¿Coincidís en esto?

_ Parcialmente. Hay puristas que dividen Manejar de Conducir y le dan connotaciones que desde lo estrictamente idiomático no sería tal. Más me importa hacer hincapié en que la movilidad es un problema colectivo. Tenemos la percepción, errada a mi forma de ver, de que el tránsito es desplazarse de un punto a otro a pesar de los otros vehículos/peatones/ciclistas cuando en realidad todos vamos al mismo lado juntos. A destino. Visto así es muy diferente la forma de ver el tránsito. Tenemos que desplazarnos pensando que todos tenemos que llegar sanos y salvos. Es como salir muchas personas de un salón. Si intentamos hacerlo todos juntos al mismo tiempo seguramente nos trabaremos y no podremos hacerlo. Sin embargo si nos organizamos, nos miramos y salimos en orden, todo será más sencillo, ordenado, rápido y seguro. Esa es la concepción de como debiéramos salir a la calle.

_ ¿Como se conduce en Argentina? Muchos conductores autoperciben que conducen bien y es por ello que tienden a cometer “vicios” y otros afirman que se conduce mal y de ello se desprende la alta siniestralidad que tenemos.

_Son varias las causas de la alta siniestralidad que tenemos. Un poco si influye la idiosincrasia de nuestra sociedad en cuento piensa que ya aprendió todo lo relativo a conducción cuando yo sostengo todo lo contrario. Por solo dar 2 o 3 ejemplos, en muy pocos años descubrimos que con un aparto calentabas la comida en segundos, algo impensado otrora, o descubrimos el uso del celular o internet. ¿Adonde voy con esto? En otros ámbitos aceptamos sin chistar la existencia de una evolución. Excepto en conducción. De ahí se derivan los vicios. Otra de las tantas causas es la convicción generalizada de que las malas cosas le van a suceder a los demás no a nosotros. No se percibe el riesgo en siniestralidad vial. Es un tanto raro porque vemos que muchas casas tienen rejas y nunca fueron robadas. Es decir, sus dueños percibieron el riesgo sin necesidad de transitarlo. Otro problema suscita en la poca información y concatenación que tenemos de las victimas viales. Como generalmente muere la gente se forma separada no tomamos dimensión del flagelo. Solo nos asombramos si mueren muchas personas juntas. Hablando de vicios o errores, cuales estadísticamente son los más característicos y reiterados.

Se está observando que las distracciones al volante y no tan al volante están tomando una dimensión verdaderamente peligrosa. Cada vez hay más estímulos distractivos que nos ponen en peligro. El uso del celular, redes y demás. Lo que antes aparecía como normal hoy no lo es tanto. Nadie pensaba mal si uno no contestaba un mensaje en horas. Hoy prácticamente eso desapareció. Hay que responder de inmediato. Piensen lo que ello implica al volante. Hay muchas más formas de distraerse. Hasta suelo ver el mal uso de elementos que debieran hacer a la Seguridad. Por solo citar un pequeñísimo ejemplo. Veo a menudo que se utilizan los GPS silenciados. Eso obligatoriamente hace que para que sean útiles hay que desviar la vista del tránsito con toda la peligrosidad que ello conlleva cuando en realidad correctamente utilizado es guiarse por las indicaciones sonoras de esos aparatos o aplicaciones. Sin, embargo al tenerlos que mirar para saber por dónde ir vamos viendo todos los mensajes que vamos recibiendo generándonos ansiedad por responderlos.

_ ¿Cual es el rol del Estado en la actualidad? Como se trabaja en ese sentido.

_ Todas mis actividades en cuanto a Educación y Seguridad Vial están orientadas a lograr que el ciudadano vea el nivel de siniestralidad vial y sus consecuencias. Si pensamos que la primer causa de muerte de los jóvenes es la siniestralidad sencillamente nos daremos cuenta que este flagelo se nos está llevando a nuestros hijos. Trato de no contar con el Estado. Hay muchas ONG y entidades dedicadas a lograr poner en funcionamiento la maquinaria estatal en este sentido. Lo mío es mas de ciudadano a ciudadano.

_ Como notas que asimilan los jóvenes estos consejos y que podemos hacer los adultos para mejorar nuestro accionar a pesar de todo lo que consciente o inconscientemente tenemos incorporado.

_ Los jóvenes sencillamente asimilan lo que ven. Les damos malos ejemplos durante toda su vida pero llegado el momento de que puedan obtener su licencia de conducir pretendemos perfección en sus acciones. Perfección? Si desde que comenzaron su vida escolar estacionamos en doble fila al llevarlos al cole, o los llevamos delante o detrás en el auto pero con la mochila puesta y sin cinturón!
Y ya de grandes comparten con sus padres o los ven proceder a la ingesta de alcohol al conducir. No existe la magia. En otros ámbitos se ha avanzado muchísimo en cambios culturales y de inclusión. Existe lo que yo denomino “Digo y Hago”. Sin embargo en siniestralidad vial lo normal es “Digo pero NO hago”. Por solo dar un pequeño ejemplo. Si todos los que me juran a mí usar el cinturón de seguridad adelante y atrás y no tomar alcohol al conducir lo cumplieran verdaderamente el mundo sería otro….


Y respecto del alcohol quiero dejar expresamente sentada mi posición. El resultado de la ingesta de alcohol es que el organismo se encuentre limitado de reflejos y a la larga eso implica frenar más tarde, es decir, detener el vehículo más adelante. Técnicamente eso no está en duda.
¿Una gota de alcohol influye? Si. Desde ese punto de vista la discusión de si el aparato para medir el alcohol consumido es exacto o tiene un margen de error es abstracta. No hay que tomar alcohol al conducir. Y entonces porqué la OMS recomienda 0,50 como límite? Porque socialmente es lo que toleramos se pueda conducir estando intoxicados. Es decir, y digámoslo con todas las letras, son las muertes o lesiones que como sociedad consideramos “Tolerables”.

_ ¿Cuales podría ser un buen aporte ciudadano desde nuestro lugar para mejorar el presente y de cara al futuro?

_ Los Adultos vernos como “actores”. Si no podemos cumplir la normas por propia iniciativa pensemos que debemos hacerlo para que nuestros hijos, los jóvenes y las futuras generaciones vean cómo deben hacerse bien las cosas.
Ello debidamente apuntalado de mucha Educación Vial. No está absolutamente naturalizada la obligación estatal de brindar esa materia tan importante en todos los estamentos educativos. Pareciera que solo hay que aprender cuestiones de seguridad vial al momento de obtener la licencia o conducir. El resultado está a la vista. En las regiones donde se vió claramente un cambio y evolución en la disminución de la siniestralidad vial es porque se priorizó socialmente la vida por sobre la movilidad. Y ese creo es el camino.

Un comentario en «“Hay que estudiar el problema de abajo hacia arriba”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.