Opinión

Porque el automovilismo no avanza

¿Alguien conoce algún grupo de personas que se junte el Lunes para hablar o debatir de la carrera del Domingo?

Poco se habla de esto.Ahí radica la principal perdida de interés del publico por el deporte.No citemos en esta ocasión el factor rating televisivo, que también tiene su injerencia pero es un poco abstracto y no es el motivo principal de debate.

Carece de peso propio aquel axioma del fin de mes, que el frío que el calor y demás cuestiones.No muchos años atrás, hay imágenes testigo de autodromos repletos de espectadores, autos y vehículos pesados bajo cualquier fecha calendario o condición climática.

Cualquier piloto de la era moderna puede caminar por cualquier sin mayores problemas por un Shopping de la Argentina sin ser reconocido por el publico.

Los volantes, por su parte, tampoco se brindan por ellos cuando concurren a los autodromos, no todos obviamente, ya que algunos de ellos, por no decir los mismos de siempre se los puede ver carrera tras carrera en cualquier categoría firmando autógrafos o sacándose fotos amablemente.

El resto, se meten en la parte trasera de su box, y escapan cuanto antes hacia sus confortables motorhome lo mas rápido posible.

Por otra parte cabe mencionar, que los reglamentos deportivos invitan muchas veces a la especulación privando al protagonista principal (entiéndase siempre como tal al piloto) a forjar idolatría o campañas memorables a base de triunfos y/o campeonatos.

Hay sobre oferta de automovilismo en cantidad pero no en variedad.

El automovilismo deportivo argentino se transformó en una especie de Parripollo, donde todo el mundo dirigencial quiere armar categorías, autódromos lineales y similares.Muchos de ellos creen que el buen espectáculo radica en ir mas rápido y aumentar la potencia de los motores, pero ello tan solo es un factor y no la causa.Quedó demostrado que la potencia no es directamente proporcional al espectáculo.

Hay que buscar nuevas variantes para volver a  despertar interés, sobre todo en las nuevas generaciones, que son ni más ni menos que el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *