Tres días recorriendo la vigésima edición de AutoClásica 2022

El tiempo acompañó, a diferencia de la edición 19ª del año 2019. Así que cuando llovió, fue muy poco, y no complicó la visita a los jardines del Hipódromo de San Isidro, de la provincia de Buenos Aires. La siguiente crónica será un resumen de lo vivido y visto en AutoClásica 2022.
Los reencuentros
Lo primordial de la vigésima edición de AutoClásica fue, sin dudas, el reencuentro con amigos fierreros, seguidores y conocidos. En algunos casos, ya lo mencionaré en próximos párrafos, fue el conocernos cara a cara.
Algo de estos reencuentros lo viví, y lo vi, en Expo Auto Argentino 2022 el domingo 10 de abril pasado. Era común ver abrazos y la alegría de poder verse luego de dos ediciones suspendidas por la visita de Don Covid. En este sentido fue una fiesta.

Seguidores y lectores

Un capítulo aparte fue la cantidad seguidores con los que me crucé, y conocí por primera vez. El primero que vi, ni bien ingresé por la entrada peatonal de Avenida Santa Fe y Avenida Márquez, fue a Diego Abal. Eso fue en el stand de FADAM (Federación Argentina de Amigos de Museos). Al lado de la carpa/gazebo estaba una réplica de un Rambler del año 1902.
La lista de conocidos es larga y al hacer memoria aparecen los nombres de Gustavo Feder, Carlos Alfredo “Freddy” Pereyra, Marcelo Monteverdi, Fernando Gómez, Alberto Di Negro, Norberto Núñez, Miguel Sinagra, Alejandro Ale, Eduardo Nolazco, Norberto Lema, Ernesto Parodi, Roberto Mina y seguro que me olvido de alguien más.
os casos más. El sábado por la mañana conocí a Walter Lovisi, de Elevadores Titán, que es lector de las notas que publico en el grupo “Fierros Oxidados” de Facebook. El segundo, el mismo día por la tarde, fue Javier Pereyra uno de los lectores con grandes conocimientos fierreros. En ambos casos, tampoco, no me conocían en persona.

El clima

Si la edición 19ª fue lluviosa, la 20ª, fue seca. Ya que lloviznó el jueves cerca del mediodía y el sábado ya a la hora de cierre. Pero nada que obligara buscar refugio en algún stand, o carpa. Pero el clima y la sequedad será tema de la nota del balance de AutoClásica 2022.
Por otro lado, fue muy variable. Ya que hubo jornadas con viento, frío, o todo lo contrario como sucedió el viernes 7 de octubre. Día que no concurrí. Ya que mis visitas a la vigésima edición fueron el jueves 8, el día ideal para recorrer tranquilo y tomar buenas fotos.
Luego regresé el sábado 9, con mucho viento y una jornada fría. Para terminar mis días de visita el domingo 10. Ya con un día muy lindo y con mucho público visitante. No así el sábado donde varios expositores concluyeron que hubo mucho menos gente que el día viernes.

Espacio especial “Lole Reutemann” y algunas maquinas que condujo

Lo visto

En un principio tuve dudas sobre los vehículos que se exhibirían. En parte porque hubo cambios en la organización, lo mismo que en la prensa de AutoClásica 2022. Pero los autos expuestos, en muchos casos, fueron muy buenos.
Otra duda era si me encontraría con esas rarezas, que se supieron ver en ediciones pasadas. El balance fue que la vigésima edición tuvo muchas rarezas.
Algunas, como pasa, casi siempre algo escondidas al público que solo pasea de visita y no se adentra en algunos stands. Muchas veces vale la pena ir hasta el fondo de esa parcela, aunque haya mucho público. Por eso las rarezas tendrán su protagonismo en una nota aparte.

Los stands

Hubo un gran despliegue de algunas empresas, o clubes, en el armado de los stands. Tanto que este año pensé dedicarles una nota aparte. Porque me pareció interesante el trabajo de montaje en escena que realizaron algunas personas.
No siempre es una cuestión económica a la hora de montar un stand. Sino la creatividad de los que lo realizan. Una mejor vidriera para mostrar lo que queremos que vean los visitantes a la muestra.

La música

Desde hace algunas ediciones las bandas en vivo son parte del espectáculo de AutoClásica. Lo cual no me parece mal, porque termina convocando público de alguna forma. El jueves 8 por la mañana una banda estaba probando sonido en el stand de La Gran Carrera.
Esa prueba se escucha de banda de sonido en el video sobre la carpa en homenaje a Carlos Alberto “Lole” Reutemann. Es una pequeña muestra de lo que se pudo escuchar en AutoClásica 2022: https://youtu.be/X9scfag_d1o
El domingo 10, por la tarde, y luego de finalizada la premiación, en el Barrio de las Motos había mucho publico escuchando a una banda en vivo. En el mismo sitio también estuvo un disc jockey ambientaba con música ese espacio motero de la muestra.

Consideraciones finales

Hubo muchas aristas en AutoClásica 2022. Mi expectativa no era buena, debo reconocerlo. Pensé que la muestra no sería del todo buena. Ni que me encontraría con algo para mencionar, o recordar.
Me equivoqué, ya que la muestra me dejó cosas. Desde lo personal, con el contacto con los lectores, como por los vehículos vistos. Claro que no todos a la altura de una muestra internacional, dentro del calendario de la FIVA (Federation Internationale Vehicules Anciens, Federación Internacional de Vehículos Ancianos).
En un balance, que será la nota final sobre AutoClásica 2022, abordaré más en detalle. Esta nota solo quiso ser una especie de resumen, y adelanto, de lo visto y vivido en la vigésima edición. Hay que tener en cuenta que fue el reencuentro con los autos viejos que supimos conseguir. Las fotografías fueron tomadas los días jueves 6, sábado 8 y domingo 9 de octubre de 2022.


Por Mauricio Uldane
Creador y editor de Archivo de autos
https://archivodeautos.blogspot.com

Fotos: Fer Gomez

Un comentario en «Tres días recorriendo la vigésima edición de AutoClásica 2022»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *