Historias con acento cordobés

El Museo de la Industria fue inaugurado el 19 de diciembre de 1996 por el entonces intendente municipal, Dr. Rubén Américo Martí, con la intención de homenajear a los pioneros de la industria nacional que tuvo su epicentro en Córdoba.

El edificio donde funciona es un típico exponente de la arquitectura ferroviaria inglesa. Fue construido en 1896 en el extremo noreste del Barrio General Paz, dentro de lo que fuera el viejo playón de carga y descarga del Ferrocarril Central Argentino (FFCC Manuel Belgrano). Está constituido por una serie de cinco naves apareadas con sus fachadas realizadas en ladrillo a la vista. En sus molduras, detalles de terminación, remates, cornisas y enmarques de aberturas, se puede apreciar un delicado manejo artesanal del ladrillo.
La techumbre de cada módulo se resuelve a dos aguas, con bellas cabriadas de pinotea y una lucera cenital ubicada en la cumbrera, lo que favorece el aprovechamiento al máximo de la luz natural (ideal para fotos sin flash). El techo está recubierto con tejas francesas.
Este espacio rectangular de 70 x 34 m. se ve saturado por 36 columnas de fundición de hierro (ghisa), espaciadas 3,50 m. en sentido longitudinal y 13,50 m. en el sentido transversal.
En sus primeros años funcionó como taller de reparaciones de locomotoras y vagones, hasta que esta actividad fue trasladada a Cruz del Eje. A partir de entonces fue utilizado como depósito de los explosivos empleados para la construcción del trazado del tren de las sierras, tarea que requirió como medida de seguridad de un sistema especial de pararrayos.
Tiempo después sirvió como depósito de carpintería y en 1980, a partir del cierre de IME S.A. (Industrias Mecánicas del Estado), una cooperativa de ex empleados de la empresa intentó en sus instalaciones continuar con la construcción del popular Rastrojero.

La Municipalidad de Córdoba rescató este patrimonio cultural, luego de un trabajo de refuncialización y puesta en valor donde fue dotado de instalaciones apropiadas para su nueva actividad. El reciclaje del edificio se realizó preservando su gran valía arquitectónica, llegando en algunos casos a realizar verdaderas tareas de restauración, como por ejemplo en las columnas de fundición, tirantería y carpintería de madera, como así también en las hermosísimas tejas francesas, todos ellos elementos de alto valor, ya sea por la calidad de su ejecución como por la bondad de sus materiales.

A través de sus de 2.500 m2 de superficie es posible recorrer gran parte de la historia de la industria nacional representada por los más variados rubros que reflejan la diversidad de fábricas que se fueron creando desde la época de la colonización, cuando se realizó la primera exportación textil a Brasil, precisamente desde Córdoba.
Desde aviones a computadoras, un abanico de productos industriales se exhibe como testigo de una época de acelerada industrialización, que transformó a la provincia mediterránea en el mayor polo de desarrollo tecnológico, con una actividad enfocada prioritariamente en el sector metalmecánico, donde su rol pionero en el desarrollo de la industria aeronáutica primero y automotriz después, se ve mayoritariamente representado con la profusa presencia de aviones, planeadores, automóviles y utilitarios que salieron de las líneas de montaje de lo que originalmente fue la Fábrica Militar de Aviones (FMA) inaugurada en 1927. Este avanzado complejo industrial, en su momento único en Latinoamérica, fue el punto de partida a partir de la segunda mitad de la década de 1940, para la aparición de un importante anillo de proveedores industriales privados que crecieron a la par de esta iniciativa estatal y sentaron las bases de una sólida industria con ramificaciones en el sector autopartista a partir de los años 50, cuando las actividades de la fabrica se extendieron a la producción de automóviles, motos y tractores bajo la orbita de la nueva estructura que dio origen a IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado).
La huella de Industrias Kaiser Argentina (IKA), la primera fábrica de producción masiva de automotores de origen extranjero radicada en 1955, se puede seguir desde el primer Jeep argentino fabricado el 27 de abril de 1956, hasta la amplia gama de modelos Renault, pasando por  los confortables y aristocráticos Rambler en versiones Ambassador y Cross Country, el Kaiser Bergantín y el Kaiser Carabela, primer auto de pasajeros de alta gama fabricado en Argentina.
Además de los objetos históricos, el museo brinda un espacio destacado a los proyectos contemporáneos que surgen de la iniciativa y creatividad de estudiantes y profesionales cordobeses como la pick up y el motor diesel turbo desarrollado por López Orozco y un vehiculo de concepto proyectado por un grupo de estudiantes de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad de Córdoba.

Los clasicos de IAME presentes en el Museo de La Docta

Un lugar destacado poseen los vehículos que surgieron de IAME, que  juegan de local en el museo, su diversidad se ve reflejada en un sedán Graciela, dos chatitas Institec, un Rastrojero Pick Up y una versión doble cabina, cuatro puertas denominada Conosur, que fue proyectada especialmente para el servicio de taxi. Además del tractor Pampa, el primero fabricado en Argentina, no podían faltar la producción aeronáutica representada en el avión Guaraní y las alas voladoras de Reiman Horten. Durante un tiempo fueron exhibidos allí los aviones con propulsión a reacción Pulqui I y Pulqui II.
Entre los vehículos pioneros se destaca el primer camión Fiat 619 fabricado en la planta de Ferreyra en febrero de 1969, un exponente del poderoso complejo industrial que había edificado Fiat en Córdoba integrado por las fábricas Concord, Materfer y Grandes Motores Diesel.
Una de las curiosidades mas llamativas es el prototipo R-40, proyecto íntegramente realizado por IKA – Renault en 1973 para remplazar al legendario Torino. Otro vehículo destacado es el Papamóvil, construido en la planta Renault Santa Isabel sobre el chasis de una pick up Traffic para uso oficial de Juan Pablo II en su segunda visita al país en abril de 1987. En otro sector llaman la atención por su construcción la Ferrari 3500 CC y el Maserati 4500, réplicas construidas especialmente para el rodaje de “Operación Fangio”, la película protagonizada por Darío Grandinetti que recuerda el secuestro del quintuple en Cuba en febrero de 1958.

El automovilismo deportivo tiene su espacio representado por las réplicas del Falcon F-100 de 1967 y la cupecita Chevrolet 1939, vehículos que condujera el recordado Oscar Cabalén. Teniendo en cuenta el rol protagónico de Córdoba como sede oficial del Rally argentino y del World Rally Championship, dos Renault 18, un Clio y un Megane Coupé, todos del equipo oficial Renault, dan testimonio de este vínculo estrecho entre la marca, la provincia y esta exigente competencia.

Para los curiosos de la mecánica se exhiben cortes del motor Institec de dos tiempos y del motor y cajas de velocidades Borgward que empleaba el Rastrojero.

Pero no todos son autos. Medio centenar de motos de variadas marcas como Ancon, Aydil, Gilera, Puma, Tehuelche, Zanella, entre otras, rivalizan en protagonismo con los vehículos de cuatro ruedas.

Entre los objetos no orientados al transporte se destacan computadoras Microsistemas de comienzos de la década del ´70 y la reproducción de un set de televisión de la misma época. La actividad del museo no se limita a la exhibición de las piezas históricas, sino que en forma periódica realiza eventos relacionados con aniversarios de las distintas industrias, homenajes a los protagonistas de la industria y ciclos de conferencias en su amplio auditorio.

El Museo no está solo, cuenta con una Asociación de Amigos, integrada por destacadas personalidades de la industria nacional, cuya misión es restaurar, colaborar en la obtención de elementos para exposición y organizar un archivo histórico de todo lo producido por la industria nacional.

Donde y cuando

Libertad y Pringles de barrio General Paz.

Martes a Sábados de 9:00 a 19:00 – Domingos de 13.00 a 19:00.

Foto y texto: Gustavo Feder, editor de Autohistoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *