Fiat 147 – Espacio, robustez y funcionalidad – Parte 1

La década del 80 se inició con desafíos inéditos para las automotrices radicadas en el país. La apertura de las importaciones obligaba a renovar y actualizar la oferta para lograr una mayor competitividad en un mercado que se tornaba más exigente.
Fiat apostó a una alianza con Peugeot en SEVEL (Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica) y produjo una profunda racionalización de su oferta con la salida de línea del 125, del histórico 600 y del fallido 133. Pero la discontinuidad de estos dos últimos modelos no implicaba que Fiat abandonaría un mercado que siempre había liderado. En su lugar, la nueva sociedad traería a la Argentina una opción renovadora: el Fiat 147.
SEVEL presentó el 147 el 31 de marzo de 1981. Nuevo en nuestro país, el auto de Fiat gozaba de una larga y exitosa trayectoria en Italia donde había sido presentado en 1971, pero bajo la denominación 127. Esta primera versión llegaba de Brasil, donde se lo fabricaba en el nuevo complejo industrial de Betim, Minas Gerais.

Fabricado por SEVEL

El Fiat 147 fue el primer modelo de la marca italiana presentado en la era SEVEL. El nuevo auto se ofrecía en versiones L y GL, esta última con detalles de equipamiento como vidrios laterales traseros oscilantes, luneta térmica y cubre equipaje móvil. La importación se extendió hasta fines de 1981, cuando el modelo comenzó a producirse en el complejo industrial de El Palomar.
El modelo argentino se ofrecía en versiones C y CL y se distinguía del brasileño en detalles estilísticos como la ausencia de ventiletes, llantas de nuevo diseño, nuevas molduras laterales y luces traseras con giro en color ámbar. La motorización también era diferente. El 147 nacional estaba impulsado por el motor 128 A 038 de 1116 cc, derivado del 128. De este modelo se adoptaron también la suspensión y los frenos. Otras modificaciones eran el sistema de escape y la incorporación de un tanque de combustible de 53 litros que incrementaba la autonomía a 600 km (a un promedio de 90 km/h).
Con un peso menor a los 800 kilos, una de sus virtudes era el bajo consumo, virtud que se incrementaría aun más a partir de 1983 con la incorporación de la caja de cinco velocidades. La introducción de esta transmisión fue acompañada de nuevas versiones y denominaciones. La versión base pasó a denominarse CL5 y mantuvo la motorización 1116 cc. El modelo de lujo era el TR5 que introdujo como novedad el motor 128 A 1 038, de 1300 cc, también del Fiat 128. Se caracterizaba por un equipamiento superior que incluía radio AM/FM con pasacassette, parlantes alojados en las puertas, molduras laterales protectoras y limpia-lava luneta.

Continuará…

Un comentario en «Fiat 147 – Espacio, robustez y funcionalidad – Parte 1»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *